Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Nostalgia’ Category

Anuncios

Read Full Post »

Antes si que se hacía buena música…

Read Full Post »

He-Man

El hombre el xD quien no haya visto heman de pequeño… no puede irle bien en la vida xDDD k recuerdos…

Read Full Post »

Gastronomía infantil

Salí de trabajar el otro día sabiendo que iba a irme un rato de fiesta, y claro… como iba a irme con el estómago vacío¿? Pues bien… fuí al 24 horas de la esquina y me sentí fuertemente atraído por una grandiosa caña de chocolate, de las de toda la vida!

La verdad es que desde pequeño no me he vuelto a comer una, por lo que el primer bocado me llevo a una catarsis radical y muy profunda, provocando una terrible inmersión en un océano de recuerdos sabrosos y poco nutritivos que sufrió mi paladar…

Y es que no entiendo como los niños de hoy en día se ponen tan gordos con la bollería industrial, si en mi época(no soy tan viejuno ¬¬) un niño con una capacidad media devoradora podía consumir cientos de bollos sintéticos por segundo y… estabamos raquíticos!

Y es que veo normal que hoy en día haya sobrevivido gran parte de esa bollería, como por ejemplo “El triangulo”. Quien fué el puto amo que lo inventó¿? Aparte de estar tierno y esponjoso, tenia una crema ultramelosa y dulce que podría alimentar a un panal de abejas durante un siglo!! Y el ritual para comerlo no es para menos, ya que después de engullir un nº X de triangulos, desarrollabas un sistema cuantico con el que podías notar en cualquier momento donde se acumulaba más crema. Y para que¿? muy fácil… Su alta adicción proviene de comerte primero las puntas, y continuar mordisqueando para tantear el terreno chocolatil, sabiendo que tarde o temprano el mejor bocao llegará en el momento que tu decidas.

Y la “Bomba” de chocolate¿? Para mi si que era una autentica arma de destrucción masiva. Lo veias tan redondico y brillante que sabías que su nombre no se lo habían puesto porque sí… sino por la cantidad de chocolate que contenía el mu desgraciao… Este ejemplar sigue sobreviviendo a día de hoy… es más… sigue igual de bueno…

Otros triunfaban por apostar por la sencillez… como el “bollicao”. Tan sencillo como su nombre. Un bollo relleno de cacao. Punto. Pa’ que más¿? Aunque tenía truco… la pegatina cutre envuelta en papel blanco… siempre tenía su morbo ver que salía…

Los donuts!! Señores y señoras… como pueden ser tan míticos¿? Pero no un donut cualquiera, no… Los donuts de donuts xD de chocolate o de azucar… dos donuts gemelos en su paquete de plástico… cuando te comías uno, pensabas que la vida sería maravillosa si te alimentaras exclusivamente de ellos…

La palmera de chocolate para mí era como el bonus… la que menos me comía y la que siempre me dejaba satisfecho xDD la mezcla entre el chocolate y lo crujiente… claro que era uno de los productos más atacados por tus amigos, y entre pellizco y pellizco te dejaban con la mitad, teniendo k comertelo mientras corrías xD

En fin… podría tirarme hablando de esto un buen rato pero no tengo ganas xD De lo que tengo ganas es de comerme una pastelería entera xD y yo… no soy de dulces xD que será de los phoskitos…¿?

Read Full Post »

Infancia videojueguil

Que alguien me deje un pañuelo g_g

Read Full Post »

El vídeo tiene muchos años… pero fue de esos que marcó la vida cotidiana… xD

Read Full Post »

Eran otros tiempos…

Hoy mirando las páginas de todos los días me encuentro en ion litio con un artículo que efectivamente circulaba por vía email hace un tiempo y que no entiendo como he podido dejarlo pasar… así que lo rescataremos aquí también xDD. Ahí va…

“Eran otros tiempos…

Mirando atrás es difícil creer que estemos vivos:

Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad y sin airbag, hacíamos viajes de 10-12 horas con cinco personas en un 600 y no sufríamos el síndrome de la clase turista.

No tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, eso sin contar con que hacíamos auto-stop. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico, y jugábamos a “lo que hace la madre hacen los hijos”, esto es, a ver quien era el mas bestia.

Pasábamos horas construyendo nuestros carros de rodamientos para bajar por las cuestas y sólo entonces descubríamos que nos habíamos olvidado de los frenos. Después de chocar con algún árbol, aprendimos a resolver el problema.

Jugábamos a “churro va” y nadie sufrió hernias ni dislocaciones vertebrales. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces de la calle. Nadie podía localizarnos. Eso, si no buscábamos maderas en los contenedores o donde fuera y hacíamos una fogata para asar patatas y contar historias de miedo.

No había móviles. Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables. Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosa de niños y se curaban con Mercromina y unos puntos. Nadie a quién culpar, sólo a nosotros mismos. Tuvimos peleas y nos “esmorramos” unos a otros y aprendimos a superarlo.

Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.

Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas de refrescos y nadie se contagio de nada. Solo nos contagiábamos los piojos en el cole. Cosa que nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente.

No tuvimos Playstations, Nintendo 64, videojuegos, 99 canales de televisión, películas en vídeo, sonido surround, móviles, ordenadores ni Internet. Nosotros tuvimos amigos. Quedábamos con ellos y salíamos. O ni siquiera quedábamos, salíamos a la calle y allí nos encontrábamos.

Y jugábamos a las chapas, al peón, a las bolas, a la lima, al rescate, en fin tecnología punta. Íbamos en bici o andando hasta su casa y llamábamos a la puerta. ¡Imagínense!, sin pedir permiso a los padres, ¡nosotros solos, allá fuera, en el mundo cruel! ¡Sin ningún responsable! ¿Cómo lo conseguimos?

Hicimos juegos con palos y balones de fútbol improvisados, y comimos pipas y, aunque nos dijeron que pasaría, nunca nos crecieron en la tripa ni tuvieron que operarnos para sacarlas. Bebíamos agua directamente del grifo, sin embotellar y algunos incluso chupaban el grifo. Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la “escopeta de perdigones”, antes de ser mayores de edad y sin adultos, DIOS MÍO!!

En los juegos de la escuela, no todos participaban en los equipos. Los que no lo hacían, tuvieron que aprender a lidiar con la decepción. Algunos estudiantes no eran tan inteligentes como otros y repitieron curso. ¡Que horror, no inventaban exámenes extra! Y ligábamos con las chicas persiguiéndolas para tocarles el culo, no en un chat diciendo ) DP

Éramos responsables de nuestras acciones y acarreábamos con las consecuencias. No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si transgredíamos alguna ley, era inadmisible. ¡Ellos protegían las leyes! Tuvimos libertad, fracaso, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello.”

Read Full Post »